Bullying en tiempos de distanciamiento social

Bullying en tiempos de distanciamiento social

¿Cómo definimos bullying o acoso escolar?

En Paraguay, de acuerdo a la ley 4633 del año 2012, el acoso escolar se define como toda forma de violencia física, verbal, psicológica o social entre los alumnos y alumnas, que se realicen de manera reiterada en el ámbito educativo, generando en la persona afectada un agravio o menoscabo en su desarrollo integral.

Además de la víctima y el victimario, existe un tercer individuo o grupo que es el cómplice o testigo, que funge de público, para que el acosador pueda concretar ese tipo de violencia contra el acosado. Produce el menoscabo o disminución de la autoestima de la persona que es agredida y puede acarrear una serie de consecuencias de distinto nivel de gravedad.

Alejandra Ruiz Díaz, es Licenciada en Psicología Educacional, trabajó en el ámbito de la niñez y adolescencia en proyectos dentro del Bañado Sur y hoy lleva trabajando 8 años en instituciones educativas con adolescentes, atendiendo a las problemáticas del acoso escolar en todas sus variantes teniendo en cuenta los soportes tecnológicos y el ciberespacio como un nuevo ámbito de acción.

¿El bullying desaparece con este distanciamiento al que estamos forzados hace 50 días?

El acoso puede seguir apareciendo a través de lo que se conoce como el ciber bullying, por medio del aparato celular, redes sociales y otras plataformas. Se puede presentar, sobre todo, si ya existe antecedentes de agresiones anteriores. Las plataformas que ahora se están implementando en la parte académica de manera abrupta para poder paliar la situación del distanciamiento, pueden propiciar una continuidad en estas actitudes. Entre varias formas de hostigamiento está la exclusión, el dejar a otro fuera de las tareas, fuera del grupo de trabajo, o la discriminación, otra forma de exclusión. Estas son las más frecuentes en estas primeras etapas.

¿Cuál es el rol de la institución educativa ante este tipo de actos, hoy que no está dentro de un espacio físico donde ejercer mayor control?

La institución educativa está compuesta, además de estudiantes, docentes y familias, también por un equipo técnico que ejerce la función de mediador, a través de los testimonios de las personas que pueden ver conductas erradas o situaciones raras que puedan ser reveladoras en estos casos. Tenemos básicamente el mismo rol que cuando estábamos en la institución educativa físicamente. No por estar fuera de la escuela dejan de tener responsabilidad los sistemas de prevención y de acción que son las dos instancias en que trabaja el equipo técnico de una escuela al abordar este tipo de problemática.

¿Cuál es el protocolo de una institución en casos de acoso escolar?

La institución educativa tiene en primer lugar una función preventiva por medio de charlas talleres espacios de concienciación y orientación en estos temas de relacionamiento entre estudiantes. En casos de acoso ya instalado, tiene también tiene una función paliativa, en forma de conversaciones con los padres, tanto del acosado como del acosador y un sistema de ayuda psicológica.

¿Los niños y jóvenes saben identificar situaciones de acoso?

Es importante saber y hacer notar que los niños o adolescentes acosados no siempre son conscientes de que están siendo acosados. Así también, a menudo el acosador no es consciente de que está incurriendo en acoso escolar. Por lo tanto, es importante mantener vigentes las campañas de comunicación para que tanto acosadores como víctimas y también los testigos o cómplices identifiquen la situación como punto de partida para para trabajar sobre cada caso. Es importante identificar el rol que están ejerciendo en esta situación y él por qué están ejerciéndolo, para poder trabajar el origen del problema.

Nilda Ramírez es psicóloga educacional con una experiencia de 6 años de trabajo con jóvenes desde Pastoral Soclal y 15 años de trabajo con niños en instituciones educativas.

¿Cómo se traslada la situación de bullying o acoso a las plataformas en las que en tiempos de la pandemia se desarrollan los encuentros?

Aquellos que están acostumbrados a tener el rol del hostigador del acosador del que humilla encuentra en estas nuevas plataformas en que se reúnen los estudiantes nuevas maneras para seguir hostigando acosando y humillando a su víctima porque esa es la manera de seguir cumpliendo el rol con que se identifica.

¿Cómo se puede prevenir o impedir el bullying desde el distanciamiento?

Ahí es importante trabajar en tres ejes:

Campañas permanentes que nos recuerden qué es el bullying, cómo se presenta, cómo trabaja y qué impacto tiene en la vida de los niños y adolescentes.

Otro eje desde la comunicación, es hacerles llegar los cómplices o testigos, el claro mensaje de la responsabilidad que tienen dentro del esquema del acoso; recordarles que no deben callarse, que deben hablar con el acosador y hacerle saber que no está solo; o que tienen autoridades y un equipo técnico dentro de su institución educativa al cual pueden acudir. Pero es fundamental hacer hincapié una y otra vez que no deben quedarse callados.

El otro eje fundamental es recordar a los padres, madres, familia en general, que deben estar atentos a las señales de alerta, a cambios de conducta en los adolescentes. Los más frecuentes son:

-tristeza súbita

-cambio de humor

-cambio en la alimentación

-trastornos del sueño

-no querer relacionarse con otros

Todas estas son señales de que algo está sucediendo y los padres deben acercarse a averiguar qué es.

El contexto que nos impone la pandemia del COVID 19 nos obliga a reinventarnos en la forma de educar, en la forma de trabajar, pero también debemos reinventarnos en la forma de abordar problemas que no desaparecen, sino que también aprenden a reinventarse rápidamente.

Somos Parte de:

Federació Catalana d'ong per al desenvolupament
Asociación Española de Fundaciones
Innovemos
coepy
CDIA
Frente por la niñez
Observatorio
coepy